Hacia el futuro modelo de negocio en salud

Jesús Navarro

14 / 12 / 2020

    6 min

La actual pandemia COVID-19 ha puesto de manifiesto, más aún si cabe, que la salud es algo estratégico para la sociedad y la economía de nuestro país.

La actual pandemia COVID-19 ha puesto de manifiesto, más aún si cabe, que la salud es algo estratégico para la sociedad y la economía de nuestro país. No ya solo por su tremendo impacto a nivel sanitario (a mediados de octubre, ya se han contagiado más de 32,3 millones de personas en todo el mundo, con una cifra global de decesos situada por encima de las 985.000 personas), sino también por el impacto económico que ha supuesto y supondrá en los próximos meses: según estimaciones del Banco de España, se prevé una caída acusada del PIB mundial en 2020 y un plazo de tiempo, como mínimo a partir de 2022, para recuperar los niveles de actividad anteriores a la crisis.  

De esta forma, la pandemia está alterando de forma abrupta la evolución económica global y afectando de manera especial a sectores muy importantes para nuestra economía como son la hostelería, la restauración, el transporte y el ocio. 

 

La transformación del sector de la salud 

Pero antes de que ello ocurriera, la importancia del sector de la salud en la economía española era incuestionable por estos dos motivos: 

  • Por un lado, por su importancia económica tal como hoy lo entendemos, alcanzando un porcentaje algo superior al 9% del PIB nacional
  • Y, por otro lado, porque la salud es una macrotendencia, que está presente en numerosos sectores empresariales (alimentación, turismo, construcción, textil, movilidad…) suponiendo una mega oportunidad multimercado que genera un mercado estimado en unos 4,2 billones de dólares a nivel mundial. 

Lo importante, llegados a este punto, es reflexionar sobre si el actual modelo de negocio en el sector de la salud puede verse transformado, o no, en un futuro próximo para poder incorporar dicha información en nuestro proceso de gestión. 

Siendo cierto que existen diferentes modelos de sistemas sanitarios y que no todos los países actúan y se rigen por los mismos criterios, observamos que la gran mayoría de ellos se encuentran influidos por los mismos retos, algunos de los cuales son:  

  • Envejecimiento de la población. 
  • Incremento del gasto sanitario. 
  • Falta de adaptación a los cambios en los estilos de vida de la sociedad.  

Esto justifica que abordemos las tendencias de innovación desde un punto de vista global y no limitado geográficamente a nuestro país. De esta forma, podremos comprender cómo está evolucionando globalmente el concepto de salud y obtener insights de inspiración para nuestros procesos de innovación. Es nuestra ‘Mirada Diferente’ con la que analizamos las tendencias. 

 

Las 6 tendencias del futuro 

La transformación del modelo de negocio de salud se está dando a pasos agigantados, y esto resulta evidente cuando ponemos foco en el análisis de casos y players. Pero a nosotros nos gusta verlo desde la perspectiva del usuario, ya que ello explica muchos porqués, para lo cual abordamos cómo los cambios generacionales influyen en el concepto de la salud. 

En este sentido, podemos identificar 6 tendencias que están marcando este proceso de transformación y que se estructuran entorno dos ejes:  

  • El primero, en el que las innovaciones dan respuesta a las necesidades de incrementar la eficiencia y obliga a revisar los límites de lo que actualmente entendemos como las fronteras de este sector económico. 
  • Un segundo grupo de tendencias que giran entorno al consumidor como centro de la innovación en salud. 

Todo ello está influenciado, soportado y acelerado por la tecnología 4.0 y la conectividad, que se convierten en drivers críticos del cambio a tener en cuenta en el proceso de transformación del modelo de negocio de la salud.  

 

La innovación surgida de la pandemia 

Pero la innovación no se detiene, y a la que se está produciendo de manera estructural se le suma la innovación generada como consecuencia de la crisis de la COVID-19.  

El análisis de tendencias que llevamos a cabo en Innsai, además de identificar las diferentes tipologías de innovaciones surgidas en este periodo, pone de manifiesto un aspecto importante: durante la crisis han aflorado una serie de capacidades emergentes en muchos sectores que estaban ocultas, ampliando el rango de lo posible en un proceso de innovación.  

Viendo la parte positiva, esto nos puede ayudar a vencer la dependencia de nuestro pasado y la lógica dominante que limita la innovación en las organizaciones. 

Los casos de innovación, los datos de estudios realizados y nuestra forma de interrelacionarlos nos ayudan a visualizar cómo serán esos modelos de negocio del futuro.  

Pero extraemos dos conclusiones relevantes que no queremos dejar de mencionar. 

Por un lado, el surgimiento de nuevos players que acelerarán, sin lugar a dudas, el proceso de transformación del modelo de negocio actual. 

Y, por otro, la ampliación las fronteras del sector, que puede constituirse como una nueva fuente de oportunidades e interrelaciones con nuevos sectores en la medida que se sepa incorporar esas sinergias intersectoriales en nuestros actuales modelos de negocio. 

El mundo cambia de manera acelerada y las actitudes estratégicas reactivas y continuistas están abocadas al fracaso. 

Es necesaria, más que nunca, una gestión ambidiestra y que esta cale en nuestra estructura organizativa. Necesitamos explotar el negocio, como una visión a corto plazo, a la vez que exploramos nuevas oportunidades, representando estas una visión a medio y largo plazo. Y, con todo ello, necesitamos renovar estratégicamente nuestro modelo de negocio para generar una ventaja competitiva sostenible en el tiempo.