Guía para la digitalización de una PYME

Ocho consejos muy efectivos que te guiarán

La experiencia me dice que muchas empresas, cuando abordan el reto de la digitalización, no tienen muy claro qué es lo que necesitan ni qué es lo que esperan de ella. 

Ahí van mis ocho consejos para llevar a tu PYME hasta la digitalización que necesita.

NO HAY MÁS CIEGO QUE QUIEN NO QUIERE VER

Si cambian los consumidores, sus gustos, sus hábitos y sus motivaciones…

Si cambian los sectores, los mercados y los competidores…

Si cambian las tecnologías, los procesos y las personas…

Si cambian los modelos de negocios, las formas de producir, distribuir y comprar…

Si, en definitiva, todo está cambiando, ¿qué te hace pensar que tu empresa va a seguir igual? 

¿Qué te hace pensar que a tu empresa no le afectan estos cambios?

¡Espabila! 

NO BASTA CON SER BUENO, TAMBIÉN HAY QUE PARECERLO

Grábate este mensaje a fuego. 

Miles de empresas no trabajan ni la mitad de bien que lo haces tú y, aun así, son muy rentables. 

Miles de negocios no cuidan a sus clientes como lo haces tú y, aun así, crecen cada año. 

Miles de compañías no potencian el desarrollo profesional de sus trabajadores y, aun así, logran captar y retener el talento. 

¿Por qué pasa esto? ¿Cómo lo consiguen? ¿Cuál es el truco?

Muy sencillo: trabajan su imagen interna y externa todos los días.

NO HABLES DE TI, HABLA DE ELLOS

Cambia el enfoque de tu comunicación. Deja de hablar de tus productos y empieza a hablar de las necesidades de tus clientes. 

Hazles ver que los atiendes, que entiendes su situación y que comprendes su preocupación. Y no les molestes con las increíbles bondades de tus productos. 

Demuestra que conoces sus inquietudes y su forma de pensar.

Difícil, ¿verdad? La clave está en aprender a escuchar. 

NO TE NECESITA NADIE, TENLO CLARO

Aunque pienses que tus productos son únicos e irremplazables y que tu marca es súper reconocida, no. Esto no es así. 

En el mundo globalizado e interconectado de hoy, tienes competidores en todas las esquinas, y tu fama dura lo que un helado en un día de viento. 

Aprende a detectar las necesidades reales y latentes de tus clientes y, sobre todo, aprende a generar interés. 

Tú eres el único que puede conectar sus necesidades con tus productos.

NO ES UNO, SON MILLONES. APRENDE A SEGMENTAR

Cuando las empresas hablan de sus clientes, siempre dicen que ellos son lo más importante de su negocio. Que son el centro de la organización. Que se les da un trato personalizado. Que cada cliente es único. Que cada cliente es especial.

Pero esto es mentira. Una gorda. 

A la hora de la verdad, no hay tal diferenciación: se les intenta convencer con el mismo tono, el mismo mensaje y la misma imagen.

La comunicación digital va de segmentar mucho. De explorar nichos y alimentarlos. Cuanta más personalización y mayor conocimiento sobre cada uno de tus targets, mejor.

NO VENDAS, HAZ QUE TE COMPREN

Esto es lo más rentable para tu negocio. 

No existe red comercial más potente que tus propios clientes. Pero para poder activar su recomendación, debes trabajar en el plano del valor percibido. Tus clientes deben tener la sensación de satisfacción absoluta, y eso solo se consigue cuando son conscientes de que, con su compra, se están llevando algo más. 

Te pongo un ejemplo.

Imagina que necesitas una chaqueta de plumas para el frío, y que en la tienda encuentras dos, aparentemente iguales y a un precio muy similar. La única diferencia es que una de ellas está confeccionada con nylon reciclado a partir de botellas de plástico sacadas del fondo del mar, y la otra, no. ¿Qué crees que va a pasar? Que la comparativa deja de ser comparativa, ya que, por un lado, tienes una chaqueta para el frío cara, y en el otro, tienes una chaqueta que salva el planeta. 

NO EXISTE LA PERFECCIÓN, NO TENGAS MIEDO A FALLAR

El marketing digital va de prueba – error, prueba – error, prueba – error. 

Mi consejo es que permanezcas atento y aprendas a medir y a sacar conclusiones. 

Trabajar bajo el formato Test AB es fantástico y puedes hacerlo a nivel creativo con cualquier variable: la foto, el texto, la idea, el tono. 

Cuanto más te equivoques, más cerca de la solución estarás. No desesperes si los resultados no llegan pronto, porque si perseveras, llegarán. Ten en cuenta que necesitas tiempo para comprender cómo piensan tus clientes en el mundo digital.

NO PIENSES TANTO, EL TIEMPO VUELA

El reto de la digitalización no se supera solo. No es algo que el tiempo vaya a resolver. Se supera haciendo. Cuanto antes te pongas, antes encontrarás el camino correcto para tu empresa. 

En este aspecto, conviene ser realista. Un plan muy ambicioso que no contemple todos los obstáculos a los que te vas a enfrentar en una primera fase no es un buen plan. Debes ser muy práctico. Fija unos objetivos claros y alcanzables y ponles fecha. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *