El consumidor, centro de la innovación de la salud en el futuro.

Jesús Navarro

17 / 02 / 2021

    7 min

En los últimos datos relacionados con el Sistema Nacional de Salud proporcionados por el Ministerio de Sanidad, se aprecia un incremento del gasto, tanto en sanidad pública, que suma 3.400 millones más; como en sanidad privada, que incrementa su gasto en 1.400 millones de euros. El gasto por habitante se sitúa ahora, en plena segunda ola de la crisis del coronavirus, en 1.656 euros por habitante.

De este modo, la actual crisis sanitaria, ha puesto mas evidente si cabe la necesidad de mejorar estructuralmente la optimización del uso de los recursos de salud. Esta situación va mas allá de la actual coyuntura, en la medida que nos enfrentamos a un futuro caracterizado por el incremento y envejecimiento de la población, en el cual se auguran dificultades para hacer frente al creciente gasto sanitario derivado del crecimiento de la demanda.

En este sentido, observamos una serie de tendencias que gi­ran entorno al consumidor como centro de la innovación en salud, donde la proactividad, la personalización y el cambio de patrones de comportamiento del usuario adoptando estilos de vida mas saludables son las respuestas a la necesidad de incrementar los niveles de salud de la Sociedad.

La primera de las tendencias que detectamos en este sentido es PROACTIVE HEALTH. Surge como consecuencia del creciente empoderamiento de los consumidores, que más allá de considerarse pacientes pasan a ser proactivos, demandando transparencia, conveniencia y mayor acceso a la salud.

Esta es la causa del crecimiento de la llamada medicina directa al consumidor, donde la información y su acceso es clave. En 2040 se espera que los pacientes sean propietarios de sus datos de salud y tengan un papel principal en su toma de decisiones sanitarias y de bienestar. El incremento de la telemedicina (impulsada por la enorme inversión del capital riesgo), el uso de apps o wearables para hacer un seguimiento de los tratamientos reduciendo la medicación necesaria o el uso del móvil como herramienta para el tratamiento virtual de la salud mental son algunas de sus manifestaciones.

Pero, la proactividad va mas allá del empoderamiento del paciente, los avances tecnológicos permiten que la manipulación celular haga posible convertir la enfermedad en salud. En este sentido, la tecnología de edición CRISPR puede ser una respuesta (medicina de precisión genética), del mismo modo surgen innovaciones (bioprinting 3D) que tratan de regenerar, reemplazar o reparar el tejido celular u órganos (es la llamada medicina regenerativa). Se espera que en 2023 el mercado de la piel bioimpresa alcance los 110 mil millones de $. Desarrollar un páncreas funcional, imprimir una oreja en 3D, bioimprimir ovarios, imprimir una cornea artificial, un corazón o huesos serán algunas de las cosas posibles en el futuro y que hoy ya detectamos como señales débiles en las tendencias de innovación en salud.   

La segunda de las tendencias que detectamos en esta dirección, COSTUMIZED HEALTH, se centra en la personalización y precisión de los tratamientos a las características de cada usuario. Y ello es así, porque se estima que la falta de personalización farmacológica incrementa el gasto sanitario en un 30%. Así pues, esta tendencia se manifiesta en innovaciones que afectan al material genético y sus interacciones con el entorno medioambiental.

Los avances en genómica e inteligencia artificial a través del small data, dan lugar a innovaciones que permiten reducir los costes de los tratamientos, haciendo posible la medicina de precisión, en la cual los datos son los que determinan el tratamiento. Sin embargo, aunque se trata, aun, de una tendencia incipiente, pues no hay que olvidar que hoy en día constituye todavía un reto, el hecho de que los usuarios sean dueños de la información, pese al incremento de la demanda de los consumidores por la transparencia y trazabilidad, es posible detectar una tendencia creciente de innovación en este sentido.  Se estima que en 2028 el mercado global de la medicina de precisión alcanzará los 216 mil millones de $, suponiendo un crecimiento del 10,64% respecto a 2018. Del mismo modo, la nutrigenómica, es otra de las manifestaciones claras en esta tendencia, el crecimiento de las dietas personalizadas, probióticos personalizados, suplementos nutraceuticos, es imparable, a 2025 se estima un crecimiento del 15% alcanzando los 16,4 mil millones de $ a nivel global.

Por otro lado, las innovaciones detectadas en monitorización, análisis y tratamiento en tiempo real, permiten ofrecer un plan de acción de salud personalizado al usuario. A través de avatares personales y holográficos y los smarts implants (nanosensores dentro del cuerpo humano), estas innovaciones permiten conocer el genoma del usuario, su comportamiento, hábitos, patologías, diagnósticos y tratamientos en tiempo real. 

Dentro de esta tendencia, podemos encontrar otra de las manifestaciones importantes, los servicios de cuidado a domicilio, motivados por el creciente envejecimiento de la población mundial (en 2050 se estima que 1.500 millones de habitantes tendrán más de 65 años) y el aumento de las enfermedades crónicas.

Por ultimo, la tercera de las tendencias que encontramos dentro de este eje de innovación, es NATURAL WELLNESS, tendencia que agrupa a innovaciones que permiten a los consumidores alcanzar un estilo de vida saludable de forma natural.

De este modo encontramos manifestaciones que persiguen modificar los patrones de comportamiento de las personas en sus entornos laborales.  El cambio vertiginoso de la Sociedad unido a la creciente inseguridad laboral ligada a las crisis económicas que vivimos junto con el efecto negativo que ha tenido internet en las relaciones laborales haciendo que estemos constante conectados con el trabajo ha llegado a un incremento de las horas de exceso trabajadas y al surgimiento del llamando Sindrome de Burnout (que será reconocido como una enfermedad por la OMS en 2022).

Espacios de co-working y co-living, apps, plataformas on-line, market places, nuevos enfoques turisticos, nuevas propuestas que tratan de adoptar estilos de vida de culturas milenarias como la japonesa o que fusionan creencias con estilos de vida saludables son algunas de las innovaciones que se detectan en esta tendencia.

En definitiva, estas tres tendencias nos conducen a un nuevo sector salud, donde el consumidor es el protagonista y centro de la innovación, llevándonos en algún caso mas allá de la configuración y límites del sector salud, tal y como hoy lo entendemos.

Anticiparnos a estos cambios, es una de las misiones de Bankia Forward by INNSAI, por ello te invitamos a asistir a nuestra Jornada Salud 2025: Explorando oportunidades en tiempos de crisis, donde profundizaremos en las causas de este tipo de innovaciones a través de casos reales, los cuales no solo nos ayudarán a construir una estrategia de diferenciación competitiva mas sostenible, sino también a ofrecer una experiencia de cliente superior como principal ventaja competitiva maximizando los beneficios del negocio a largo plazo.